15/7/09

5 - La Historia Real De Stephenie (2ª parte)

Después los Praiestiev lo empezaron a buscar. Ya no era posible que me encontraran a mí, puesto que para los humanos no hay ninguna diferencia física en la apariencia de un humano y de un vampiro, aparte de tal vez la palidez y los ojos rojos, aunque ésto último lo ocultamos. Pero para los vampiros la conversión produce un cambio enorme en el aspecto exterior de alguien. Yo ahora soy irreconocible para los vampiros que me vieron siendo humana. Excepto, claro está, Paulo. Él me reconocería en cualquier parte del mundo.

Nos escondimos en un viejo sótano de un edificio abandonado en Lisboa. Pero yo salí a la calle y me vieron. Me identificaron al instante. Paulo tuvo que quedarse solo en el sótano.

Me reuní con Rob, Kristen y también mi familia. Por supuesto, tras el fastidio de tener que asegurar a todo el mundo de que estaba bien, me dejaron sola para “dejarme respirar”. Pero les pedí a Rob y Kristen que se quedaran conmigo, que les tenía que enseñar una cosa. Y ellos accedieron.”

-No sé si lamentar o no ese día-suspiró Kristen.-Si vieras lo que pasó... no lo aguantarías. Ella se lanzó sobre nosotros...

-...y Paulo entró por la ventana-Rob terminó la frase.

-¿Me dejáis continuar?-exclamó Stephenie bastante irritada.

Pues eso, yo quería hablar con ellos y contárselo, pero no me pude controlar. Si Paulo no hubiera aparecido y me hubiera sujetado, los habría matado. Pero ya era muy tarde, los había mordido a los dos. Y nos fuimos de seis meses, por consejo de Paulo, que en ese tiempo nos enseñó a controlarnos.

Pero cuando volvimos a Hollywood... ah, ahí se armó la buena. Enseguida apareció un montón de gente en mi casa. Y algunos lo descubrieron y, bueno, no me quedó más remedio. La que me dio más pena fue Dakota.”

-¿Por qué?-preguntó ella, interrumpiendo de nuevo la historia.

-Porque nunca podrás beber alcohol-se rió Lindsay.

-No tomar nada es mejor que tomar demasiado-escupió Dakota, vengativa.

-¿Qué has dicho?-preguntó Lindsay con la cara ensombrecida.

-Lo que has oído-noté algo de vacilación en la voz de Dakota.

Lindsay se levantó de golpe de su asiento y parecía que de verdad tenía intención de matar a Dakota. Pero antes de que pudiera dar un solo paso Johnny había aparecido delante de ella y la había empujado de vuelta a su sillón.

-Ni se te ocurra tocar un solo pelo de la cabeza de Dakota-gruñó entre dientes, a menos de diez centímetros de la cara de Lindsay, que lo miraba con frustración. Me estremecí..

Johnny desapareció y volvió a aparecer en su sofá, con aire relajado, como si no hubiera pasado nada.

-Me rindo-Stephenie se levantó y se dirigió hasta la puerta. Pero antes de salir se dio la vuelta y dijo:

-Yo ya le conté mi historia. Os toca a vosotros-y salió pegando un portazo.

Nadie en la sala se movió.

-No está cabreada-dijo Lindsay.-Sólo quiere que lo parezca.



4 comentarios:

damaris dijo...

sigue escribiendo
esta chida tu historio

besos¡¡¡¡¡¡

Sandra dijo...

Pobre!! No le dejan contar la historia!! Ahora ella seguro que se venga!! XD

Greenheart dijo...

gracias!
por cierto no tenéis ni idea de lo que os espera...la historia va a cambiar radicalmente en unos cuantos capitulos... mhmuajajajaja...

vαL!!→♥² dijo...

hOla me encanta tu historia sigue escribiendo!!!
p.d: x fa pasa x mi blog es nuevo pero creo qe está lindo :)