23/7/09

10 - ¿¿Qué demonios...??


Al ver la situación decidí que un simple grito no llamaría la atención de nadie, así que fui por partes. Caminé a toda prisa al sofá de Zac y Dakota.

Zac seguía riéndose como un histérico y hasta tenía un tic en el ojo, no me extrañó en absoluto lo asustada que estaba Dakota. Le pregunté qué demonios le pasaba al chaval:

-No lo sé, le solté que éramos todos vampiros y se ha empezado a reír... pero esa no es una risa natural, es como forzada... me está asustando.

-Ya, a mí también-afirmé y di mi diagnóstico.-Por el tic en el ojo creo que podría ser una crisis nerviosa.

-¿Y cómo se quita eso?-preguntó Dakota.

-A ver, ¿qué está pasando aquí?-Stephenie no había tardado en oír el barullo que estábamos armando y había decidido venir con nosotras dos, que seguramente éramos las que parecían más cuerdas.-¿Zac? ¡Zac!

Todo aquel ruido me estaba volviendo loca y me tapé los oídos. Pero Stephenie y Dakota me estaban preguntando muchas cosas a la vez, los gritos de ánimo de los otros, la risa de Zac que iba aumentando de volumen....

-¡¡¡AAAAAAAH!!!-grité sin poder contenerme y le pegué una bofetada a Zac. El silencio reinó en la habitación. Todos me miraban y Zac se sujetaba la mejilla, aturdido. Yo tenía los puños apretados y jadeaba como un toro.

-No... hagáis... tanto ruido-resoplé con furia. Todos agacharon la cabeza, compungidos y murmuraron un “lo siento”. Yo recobré la compostura.

-Bueno, qué Zac, ¿ya estás bien?-pregunté con toda la amabilidad del mundo. Él parecía muy confuso.

-¿Pero por qué me has pegado?

-¿Porque estabas histérico?-sugirió Dakota.

-Supongo... Pero no tenías que hacerlo tan fuerte-murmuró él.

-Lo siento, me descontrolé... pregúntaselo a ellos-lancé una mirada envenenada a la zona-ajedrez y Johnny y Rihanna, que me estaban mirando, bajaron la vista, arrepentidos.

Guardamos silencio unos segundos.

-Bueno, veo que controlas la situación, no me necesitáis-dijo Stephenie y se fue de nuevo.

-Voy a coger un libro-dije y me levanté con ese propósito pero alguien me sujetó la mano. Me di la vuelta.

-Creo que... mejor te quedas con nosotros. Sólo por si acaso-dijo Dakota.

-Sí, mejor así-afirmó Zac.

-Está bien, pero voy a coger un libro y me sentaré al lado de vosotros, si me necesitáis otra vez ya me daré cuenta yo solita.

-Ok!

Dicho y hecho. Nadie tuvo más arrebatos aquel día y el libro que cogí resultó ser tan aburrido que en unos instantes me dormí.

3 comentarios:

Kris dijo...

guau!! vaya caracter!!! jajaja.... auqneu lo veo normal!! besos!!

Claudia dijo...

muy guay el capi!! pasat x mi blog hay nueva entrada mas larga !!!!

Sandra dijo...

¡Pensé que eras más dócil! XDXDXD ¡Genial esta entrada! ¡Renueva pronto porfa!